Estudio estilístico y analítico de la producción literaria de Zuleija Abu Risha

La literatura femenina jordana como género literario

La literatura jordana, hasta finales de siglo pasado, fue una ocupación netamente masculina. Es muy difícil descubrir nombres femeninos jordanos dignos de mención hasta finales de los años setenta. Por consiguiente, casi no tenemos conocimiento de la difusión de este tipo de literatura en este país. Egipto fue la excepción entre muchos países árabes, que según Guadalupe Saiz-Muñoz (263:2006) las egipcias fueron las pioneras en la renaciente literatura femenina árabe teniendo un número superior al resto de los otros países árabes. En el artículo titulado “Escritoras egipcias del siglo XX”(1)se cita más de cuarenta y ocho nombres de literatas, muchas de ellas son feministas.

Si echamos un vistazo al desarrollo de Jordania, se ve claramente que el papel de la mujer es una de las bases fundamentales del crecimiento y la consolidación de la modernización de Jordania en todos los sentidos. Su integración y protagonismo tanto en el sector privado como en el público es uno de los grandes retos que la economía y la sociedad jordana empiezan a afrontar. Un ejemplo claro de este papel es el hecho de que la mujer jordana tiene acceso a todos los niveles de educación, puede votar y ser elegida para el Parlamento, puede entrar en muchas profesiones que antes eran del dominio exclusivo de los hombres–como diplomáticos, gerentes, abogados, jueces, taxistas o periodistas–.

La literatura escrita por mujeres jordanas que denuncia las desigualdades e ilustra la lucha de la mujer por ver reconocidos, primero su dignidad y después sus derechos es un hecho relativamente nuevo y llamativo. Partiendo de la consecuencia de un fenómeno social mediante el cual las mujeres en las últimas décadas, asumen una serie de tareas o cumplen roles que hasta entonces habían estado reservados a los hombres.

Indiscutiblemente la literatura jordana, y del resto del mundo árabe, de contenido femenino no goza del mismo prestigio que la literatura masculina. Esto es el fruto de una sociedad patriarcal y sexista cuya tradición social, política, religiosa y cultural engrandece lo masculino y empequeñece lo femenino.

Sin embargo, en las últimas dos décadas la situación de la literatura femenina jordana está atravesando por un momento crucial. Para sostener esta idea nos basta echar una mirada al libro titulado “El libro de las literatas y escritoras jordanas”(2) publicado en 2012 que contiene todas las escritoras jordanas clasificadas según los géneros literarios. Vamos a dar tres ejemplos a cada género literario:

La poesía: Amina al-Idwan, Thuraya Mulehs y Zuleija Abu Risha.
El cuento: Hind Abu al-Sha´r, Djamilah Amaiyrah e Insaf Gal´adji.
La novela: Samiha Juris, Laila al-Atrash y Fairuz al-Tamimi.
La literatura infantil. Amal Mansour, Zuleija Abu Risha y Sabah al-Madani.
El teatro: Sana al-Shalan, Intisar Abass y Bushra Hidar.
La autobiografía: Naziha al-Issa, Nadjmia Hikmat y Aidah al-Nadjar.
La crítica literaria: Alia Saleh, Razan Ibrahim y Rifqa Dudeen.
La literatura femenina: Amna AL-Zubbi, Tagrid Hikmat y Zuleija Abu Risha.

Esta última será el ejemplo que va a ocupar el resto de nuestro trabajo.

La biografía de Zuleija Abu Risha y su producción literaria:
La literata nació en la ciudad de Acre en Palestina en 1942. Después de la ocupación de su país y el nacimiento del estado hebreo en 1948, Zulieija se vio obligada a dejar su patria para vivir su infancia en Siria y más tarde se estableció en Jordania. Se licenció en Lengua y Literatura Árabe en la universidad de Jordania en 1966. En 1989 obtuvo una maestría en la misma universidad sobre textos infantiles en la literatura árabe moderna. Posteriormente fue doctorada en Lengua Árabe por la Universidad de Exeter en Gran Bretaña, donde investigó la imagen de la mujer en la literatura infantil árabe.

Es una poeta y activa feminista, célebre por su lucha en pro de los derechos de la mujer árabe en general y jordana en particular. También ejerció el periodismo y la crítica literaria. Ha publicado varias colecciones de poemas, entre las que destacamos: Los zapatos lanzados (1998), Gitanos de agua (1999), Los mandamientos de las plumas y las recitaciones de una adivina (2000) y La pasión amorosa (2007).

Abu Risha es considerada como una de las principales especialistas en la literatura infantil en lengua árabe. Sus colecciones de cuentos dirigidas a los niños han tenido mucha fama por el público infantil árabe, a modo de ejemplos podemos citar: Los dos diamantes (1985), Ahmad ¡Lo siento mamá! (1992) y ¿Para quién esta voz suave? (1993).

Los temas principales que aborda su literatura, y especialmente su producción poética, son entre otros: el mundo interior de la mujer, su aspirante búsqueda de independencia e identidad, su añoranza a un mundo imaginario, su conflicto consigo misma y con la sociedad, su conflictiva convivencia con los hombres, su soledad, su pasión amorosa y su pérdida de las ilusiones.

Su libro Untha al-Luga “La lengua femenina: lecturas sobre el sexo y el discurso”(3) ha marcado un antes y un después en el movimiento femenino jordano, considerado uno de los pocos libros que describen y denuncian las continuas injusticias sufridas por las mujeres por parte de la lengua, la educación, la prensa y la sociedad.

En este libro Zuleija plantea la literatura femenina como un problema, más bien, de cultura silenciada y no en términos de sexo-género. Por primera vez, se trata de la crisis de los términos cuando se hace referencia a las mujeres dándonos imágenes negativas de estas. A lo largo de su libro la autora muestra la falsa supremacía del hombre en el nivel lingüístico, escandalizando la sociedad que discrimina por razón de sexo.

Desde su punto de vista la literatura femenina escrita por mujeres no siempre tiene una autora detrás. Ella nos da el ejemplo de la escritora argelina Ahlam Mostaganmi en su novela “Memoria del cuerpo”, donde la voz de la novelista, según Abu Risha, es una voz masculina por excelencia. Citamos lo que dice textualmente (2009:133-134):

La tendencia y el estilo de la escritora Ahlam Mostaganmi en su novela “Memoria del cuerpo” son muy masculinos hasta llegar al punto de suprimir su identidad como mujer. Se ve claramente su odio ciego a todo relacionado con lo femenino y su deseo de convertirlo en masculino. Su lenguaje adora al hombre y niega a la mujer (….) para ella, la virilidad, que es equivalente a la nobleza y al coraje, es resumida en los órganos genitales del hombre “Bilal Hussin fue el último hombre en el tiempo de los castrados” pues, el hombre, que es para ella el noble y el valeroso, es quien tiene los órganos genitales y la capacidad de utilizarlos, mientras la palabra castrado, que es para ella el humilde y el cobarde, es quien no es capaz sexualmente y tiene problema con sus órganos genitales. Por tanto, el cuerpo masculino en general y sus órganos genitales en particular es la fuente de todos los valores positivos como la nobleza, el coraje, la fuerza (….), al contrario del cuerpo femenino considerado “castrado” es la fuente de todos los valores indignos y humildes como la cobardía, la debilidad, infidelidad

La rebeldía femenina y la pasión amorosa en la poesía de Abu Risha: A pesar de que la poesía de Zuleija Abu Risha no está aislada de la vida cotidiana y no está separada de la realidad circundante de su sociedad, se puede observar un estilo único y rebelde que no es fácil encontrarlo en la poesía femenina jordana. Eso es debido a su forma de entender el hombre y el amor.

Desde la dedicatoria de su colección poética titulada por Pasión amorosa (2007:3) se percibe su nueva forma de definir el hombre rector, donde dice: “…dedico este poema al hombre, rector, que vive en mi alma…que es el misterioso, el desconcentrado, el confuso, el indeciso, el miedoso, el enamorado, el amable, el soñoliento…”

Pues, este hombre tiene sus virtudes y sus defectos, no es el símbolo de perfección como fue presentado en la poesía árabe tradicional. Bajo su punto de vista, el hombre no es superior en la vida ni en el amor. Ya estamos ante un cambio de rol, la feminidad ya no se puede ser limitada a la sensibilidad, la pasividad y la maternidad, tampoco se puede hacer de la masculinidad un sinónimo de responsabilidad, actividad y virilidad.

Para ella, la mujer ha dejado de ser la entidad destinada principalmente para dar amor y para complacer los deseos del hombre. Podemos leer su nueva postura de entender el amor entre el hombre y la mujer cuando ordena al hombre diciendo(4):

No vayas muy alto
A ellas no les gustan las exageraciones
No vistas con elegancia
Ellas te quieren desnudo de todo
Cuando estés en presencia de ellas
Confiesa todos tus pecados
Para que te perdonen
A ellas les gustan los pecadores….

La poeta ofrece una nueva imagen de la mujer que lucha por la libertad en un sinfín de frentes. Esta imagen se encarna en su liberación en el amor y su rebeldía feminista dirigiéndose directamente al sujeto masculino y cuestionando sus tácticas(5) :

Yo nunca te amé ni por un momento
Pues, ve donde te da la gana
Vete acompañado con la música de fondo
Yo como cualquier potra voy a levantar la voz cantando
Para hacer los pájaros, que están en la palma de la mano, felices…

La escritora es tan rebelde en la vida como en el amor. Ya no es pasiva ni tímida dejando a las espaldas su antiguo papel como musa elogiada por el poeta el activo. Dice en su poema “a semejanza de un profeta” (2005:32):

Cuando abrió su boca hermosa
Le he besado con toda la fuerza que tenía
Para no dejar que el aire de su pulmón escapara en el vacío de la gente

Y en otro poema, llamado “Mujer a la sombra” (2005:17), se muestra más agresiva hasta el punto de matar por amor:

Ahí te puedo destruir bajo el árbol
Te puedo cazar un cachorro sonriente
Ahí te puedo enterrar mientras estés de pie bajo el rocío
Te puedo desgarrar tu camisa por delante

Aquí, Zuleija Abu Risha hace referencia a la historia del profeta José narrada en el Noble Corán(6) cuando la hermosa esposa de su señor cerró las puertas e intentó seducirle. La prueba de su inocencia es el hecho de que su camisa estaba desgarrada por la espalda, lo que significaba que él había tratado de escapar y que ella había corrido tras él, rompiendo la camisa por su espalda.

Pero la poeta no es para nada inocente no poco menos, ella está consciente de lo que hace, es quien desgarra la camisa del hombre por delante como símbolo de su rebeldía y su pasión amorosa.

Al leer algunos de sus poemas descubrimos que el hombre es quien recibe el elogio y quien lo genera, rompiendo así con la herencia poética árabe que hizo de la mujer el foco de toda la belleza pasiva. Esta revelación ha llegado al punto de quitar la sábana que cubre el cuerpo masculino descubriendo sus secretos. Esta rebeldía poética no fue una de las características siempre logradas en la poesía femenina. Dice, por ejemplo, en la descripción de los hombres:

Las hierbas malas miran a hurtadillas
A los espejos de los hombres fuertes y machos
Donde hacen los ejercicios de la mañana

Vistiendo sus camisas transparentes de dormir(7)
Una de las poetas que podrían influir a Zuleija Abu Risha es la escritora norteamericana Leonore Kandel (1932-2009). Considerada unas de pocas mujeres que exhiben el cuerpo del hombre de manera abierta describiendo el acto sexual de manera directa. Sus dos colecciones de poesía son The Love Book, 1966 y World Alchemy, 1967 siguen siendo los mejores ejemplos a esta nueva tendencia poética femenina(8):

Eres bello / eres bello
eres cien veces bello
con amorosas manos te palpo
con uñas color de rosa
y dedos largos
te acaricio
te adoro
con las yemas de mis dedos…
con las palmas de mis manos…

Sin embargo, no ha podido alcanzar al nivel desinhibido de la poeta norteamericana. Esto es debido a la sociedad árabe conservadora que rechaza esta rebeldía femenina.

En fin, se puede leer a través de la poesía de Zuleija Abu Risha una decepción por el hecho de no recibir la consideración merecida por todo lo que hecho. Dice en su poema “Definiciones” (2006:27):

Cada vez que publican un libro de las poetas
Y no encuentro mi nombre
Sé con certeza que no soy más que una ilusión
Que ha pasado por este mundo.

 Bibliografía

Abu Risha, Z. Untha al-Luga, (La lengua femenina: lecturas sobre el sexo y el discurso), Damasco, Dar ninawa, 2009.
—, Fi thana aldjamil, (El elogio de lo bello), Amman, Dar Azminah, 2007.
—, Djawa, (La pasión amorosa), Amman, Amanah Amman, 2007.
—, Colecciones de poesía jordana, Ministerio de Cultura, 2006.
Boullata, Issa J., Modern Arab Poets, Londres, Heinemann, 1982 (1976).
Círculo de poesía, Revista electrónica de literatura, 27 de febrero del 2013, Categoría: Ensayos, reseñas y crítica, Portada 3.
El Corán, Introducción, traducción y notas de Juan Vernet, Barcelona, Planeta, 2006
Mashaij, M., El libro de las literatas y escritoras jordanas, Amman, 2012.
Saiz Muñoz, G., Visión panorámica de la literatura femenina en el siglo XX, Universidad de Jaén, 2006, pp. 261-290.
Martínez Montávez, P., Introducción a la literatura árabe moderna, Madrid, Cantabria, 1985.
De Almodóvar, C. R., Miscelánea de Estudios Árabes y Hebráicos, Granada, XXXIV-XXXV, fasc. 1º, 1985-86, pp. 151-201.


1) Este artículo es para la profesora Caridad Ruiz de Almodóvar. Para más información sobre el feminismo egipcio es aconsejable leer: Historia del movimiento feminista egipcio para Caridad Ruiz de Almodóvar y Sel, Universidad de Granada (1989) y El movimiento feminista. Estudio histórico-sociólogo egipcio para Durriyya Chafiq y la Unión Bint al-Nil, presentación y valoración,  Universidad de Granada (1986).
2) El escritor de este libro es Muhamad Mashaij. Este texto es considerado único en su especialidad y contiene unas doscientas setenta escritoras jordanas con sus biografías y más de trescientas treinta escritoras sin darnos datos biográficos.
3) Este libro es una colección de investigaciones y artículos de sus conferencias. Una gran parte de este libro fue dedicada a discutir el lenguaje masculino en la novela  “Memoria del cuerpo” de  Ahlam Mostaganmi.
4) Este fragmento es cogido de su poema “Los perfectos son para las perfectas”de su colección poética: fi thana aldjamil, es decir: El elogio de lo bello, publicado en Amman 2007.
5) El titulo de este poema es “La decepción en un papel” de su colección poética: Djawa, es decir: La pasión amorosa, publicada en Amman 2007.
6) Se hace referencia al capítulo del Corán titulado: José, versículo 26. Su traducción en español:“Si su camisa había sido desgarrada por delante, entonces, ella decía la verdad y él mentía, mientras que si había sido desgarrada por detrás, entonces, ella mentía, y él decía la verdad
7) Abu Risha, Zuleija: Colecciones de poesía jordana, Ministerio de Cultura, 2006, p. 87.
8) Véase: Círculo de poesía: Revista electrónica de literatura, 27 de febrero del 2013, Categoría: Ensayos, reseñas y crítica, Portada 3.